Y como aprieta el frío esta semana, le presentamos más plantas de invierno


Martes, 10 Febrero, 2015
 
Aprovechamos para mostrarles más plantas que pueden encontrar ahora en nuestros campos y jardines. Aunque haga bastante frío (para lo que estamos acostumbrados aquí), seguro que de vez en cuando se darán un paseo y se encontrarán algunas de ellas.
 
El espinosillo (Fagonia Cretica) pasa inadvertido durante la mayor parte del año. Son unas matas un poco espinosas tendidas en el suelo que crecen casi en cualquier parte de Fuerteventura, incluso en las zonas más áridas, buscando con preferencia lugares pedregosos. 
 
También viven en las demás islas así como en el Norte de África y la región mediterránea. Durante el verano apenas tienen hojas; es después de las lluvias cuando emiten hojas y sus vistosas flores. Entonces nos damos cuenta de que es una planta bastante frecuente.
 
En el color, sus flores nada tienen que envidiar a las más apreciadas plantas de jardín, como la buganvilla, solo que son mucho más pequeñas. Pero el color violeta es intenso, lo ven en la foto. 
 
Es curioso: el espinosillo está encuadrado en la misma familia botánica que por ejemplo la uvilla de mar, una planta suculenta que se da en la costa. Ya hablaremos un día de ella. 
 
La familia botánica se llama las zigofiláceas, y dentro de esta familia está también un importante arbolillo de la zona del Caribe: el guayacán (Guaiacium officinale). Sus flores se parecen bastante a las del espinosillo, y su madera es una de las más duras que se conocen. Este árbol apenas se cultiva en Canarias, pero sería un ornamental muy bueno para nuestras zonas costeras, ya que tolera bien la salinidad. Además es planta medicinal. 
 
Así que dentro de una misma familia botánica hay tres representantes que no se parecen en casi nada, excepto en la estructura de las flores: un árbol, una planta crasa como la uvilla de mar (cuyas flores por cierto no son tan vistosas) y un arbustillo tendido.