Plantas comunes de zonas húmedas


Lunes, 21 Septiembre, 2015

 

A algunos les puede sonar raro hablar de plantas de zonas húmedas en la seca isla de Fuerteventura...

¡Pero nuestra isla hay un montón de humedales naturales! Incluso tenemos algunos barrancos con agua permanente, unas cuantas grandes charcas como la de Catalina García y los tres embalses de la isla: Los Molinos, La Peñita y Barranco Río Cabras, aparte de muchas charcas más pequeñas. 

Cuando estos lugares húmedos tienen un nivel alto de agua, rebosan también de vida: abundante vegetación en los márgenes, aves acuáticas, ranas verdes y sus crías… Pero como todos sabemos, esto no ocurre todos los años.

Precisamente por este paisaje predominantemente árido de Fuerteventura, a algunos les gustaría tener una charca o un pequeño estanque en su jardín. Será punto de atracción para nosotros y para las aves, que vienen a beber o a alimentarse. También atrae libélulas y otros insectos entre los que también están, naturalmente, los mosquitos, cuyas larvas negras viven en el agua. Sin embargo, son fáciles de controlar si viven peces en el estanque, preferentemente guppys o gambusias, que se comen estas larvas sin dejar ni una sola. También son útiles en este sentido las tortugas acuáticas.

Hay muchas formas de hacer un estanque: existen prefabricados de materiales sintéticos o se pueden construir de cemento, que puede impermeabilizarse de varias maneras. Generalmente, no hace falta que tengan más de 40 cm de profundidad. Si no le podemos dejar límites difusos, con zonas de agua somera y barro en las que puedan desarrollarse las plantas de ribera, sino que los bordes del estanque han de ser precisos, también es posible cultivar estas plantas en grandes macetas que se sumergen en el agua. Los centros de jardinería suelen tener sustrato especial para plantas acuáticas.

Esta semana y la próxima, vamos a presentar algunas especies vegetales que se pueden plantar alrededor de la charca. Más adelante, continuaremos con las plantas sumergidas.

Empezamos con una de las plantas más decorativas para que crezca en agua somera o en el suelo húmedo alrededor de un estanque: el papiro (Cyperus papyrus). Tiene tallos de hasta más de dos metros de altura rematados por densos penachos de finas hojas. Vive de forma natural en África tropical y Madagascar.

De su pulpa se obtenía en el antiguo Egipto el primer papel del que se tiene noticia. Todavía hoy algunos artesanos siguen haciéndolo, y puede comprarse en establecimientos especializados para que los que quieran puedan darse un capricho escribiendo o dibujando sobre él.

Para obtener el papel, se quitan las partes externas del tallo. Luego, la pulpa se corta en tiras o láminas lo más finas posible, que se ponen unos días en agua, para que se ablanden. Después se extienden sobre una superficie lisa, solapándose ligeramente. Una vez seca esta primera capa, se extiende otra capa sobre ella, en ángulo recto con la primera. Se vuelve a secar, con lo que todas las tiras se quedan pegadas, y finalmente el producto obtenido se deja lo más plano y liso posible colocándole primero un peso y luego pasándole con cuidado algún objeto liso.

¡Si te ha gustado, no puedes perderte durante las siguientes semanas todas las curiosidades que te contamos de estas bonitas plantas!