¡Más cáctus epífitos y trepadores!


Jueves, 2 Julio, 2015
 
Como les adelantamos la semana pasada, en ésta vamos a presentarles de nuevo algunos cactus del tipo de los Rhipsalis, más otro relacionado con ellos por su forma de vida como planta epífita o planta trepadora, si bien de tamaño un poco mayor que los Rhipsalis y compañía. 
 
Todos siguen teniendo en común que se trata de cactus de zonas más húmedas, no de cactus del desierto, por lo que agradecen un suelo bien húmedo con bastante materia orgánica. Algunos, como veremos, tienen flores preciosas.
 
RHIPSALIS PULCHRA es uno de los Rhipsalis con tallos cilíndricos densamente ramificados. Con el tiempo forma pequeños arbustos colgantes muy decorativos. En la naturaleza crece sobre los árboles o en paredes rocosas, en algunas áreas selváticas montañosas de Brasil. Las flores son de color blanco.
 
SELENICEREUS WERCKLEI es de Costa Rica y Méjico tiene brotes delgados angulosos  que se parecen algo a los de algunos Rhipsalis. En cambio, muchos otros Selenicereus son plantas ya de mayor tamaño, con brotes que pueden llegar a mediar varios metros de longitud. 
 
S. wercklei puede formar densas marañas sobre las ramas de los árboles. Los brotes, como en todos los Selenicereus, emiten raíces con los que se agarran al sustrato y con ayuda de ellas trepan igual que como lo hace por ejemplo una hiedra.  Las flores son blancas, pero al menos en Canarias, donde es relativamente común en jardines y patios, es muy raro ver esta especie en flor. 
 
SELENICEREUS ANTHONIANUS es muy curiosa la forma de los brotes de este cactus: son aplanados y tienen entrantes y salientes, por lo que parecen una sierra con enormes dientes o recuerdan también vagamente a una espina de pescado. Hay algunos cactus más que tienen esta forma, por ejemplo Epiphyllum anguliger, bastante común en cultivo en Canarias.
 
Todos los Selenicereus tienen flores bonitas, algunas sorprendentemente grandes, por lo que suelen llamarse “reina de la noche”. Pero en la mayoría de las especies son de color blanco. En S. anthonianus en cambio los tépalos externos tienen color púrpura, lo que hace a esta especie aún más atractiva. Puede crecer perfectamente tanto en una maceta colgante como al pie de algún árbol, al que se encarama fácilmente. No olvidemos que es un cactus de bosque, nativo de Méjico, por lo que necesita semisombra y bastante humedad.
 
SELENICEREUS GRANDIFLORUS es la que más frecuentemente recibe el nombre de “reina de la noche” por sus flores blancas de gran tamaño y delgados tépalos que abren solo una noche. La época de floración está limitada a los meses de verano. Con frecuencia, se abren muchas flores al mismo tiempo, lo que da una visión absolutamente espectacular. Es una planta de amplia distribución en Centroamérica, común en cultivo en Canarias.
 
Y por último, los Weberocereus biolleyi son un pequeño género de apenas 10 especies de cactus trepadores de las selvas centroamericanas. Son muy poco frecuentes en cultivo en Canarias, pero algunas especies pueden adquirirse ocasionalmente en los centros de jardinería. Sin duda esperamos que hayas aprendido sobre estas maravillosas plantas!