Los bejeques: unas plantas autóctonas de las Islas Canarias


Lunes, 14 Septiembre, 2015
 
Los bejeques son un grupo de plantas muy diversificado en las Islas Canarias, de hecho es el lugar del mundo donde más especies existen.
 
Pertenecen al género Aeonium, también conocido como verodes, aunque existen otros géneros como Aichryson y Monanthes que son géneros más pequeños, y de los cuales hablaremos en otra ocasión.
 
Hay unas 40 especies de Aeonium en Canarias y cada isla tiene las suyas endémicas propias. En Fuerteventura no hay ninguna exclusiva, sino que compartimos una de las dos que tiene Lanzarote. Las isla que más especies tiene es Tenerife, con un total de 8 especies distintas. Aunque aquí es donde tienen máxima diversificación, existen dos especies en la Isla de Madeira, una en Cabo verde, una en Marruecos y otra en África Oriental que llega hasta el Sur de Arabia.
 
Por su ecología, los verodes son plantas que están en riscos y zonas rocosas de bastante inclinación, incluso verticales, siempre rehuyendo de zonas donde podrían competir con otras plantas. Ahí encuentran un nicho ecológico único y pueden aprovecharse de la mayor parte de los nutrientes para ellas solas.
 
Las especies son muy diferentes unas de otras, pues algunas tienen hojas muy pequeñitas y redondas con un tamaño de 4-5 mm, y hay otras más grandes con unas rosetas grandes que parecen una col. Hay especies que se ramifican como pequeños arbustos, y en cambio otras que tienen un tronco único.
 
Casi todos están en zonas de medianía, pero pueden estar muy cerca de la costa y algunas variedades están especializadas en climas de alta montaña, soportando incluso nieves y heladas.
 
En la entrada de la reserva de plantas autóctonas de las Islas Canarias estamos montando una colección de nuestros bejeques. Unos 20-30 m2 están dedicados a los de Gran Canaria, ya que es la isla de la cual más ejemplares tenemos. Haremos una zona que ya está empezada de La Palma, Tenerife, La Gomera y Lanzarote. Además, uno de nuestros proyectos es conseguir uno de los verodes de Marruecos.
 
Empezamos hablando de Aeonium virgineum, un verode autóctono de Gran Canaria y cuyas hojas están cubiertas por una especie de pelos que le dan un aspecto aterciopelado. Tiene aspecto de lechuga y durante el verano o épocas de sequía, sus hojas se cierran para retener mayor cantidad de agua.
 
¿Te vas a perder esta espectacular exposición de flora autóctona en tu visita al Jardín Botánico de Fuerteventura?
 
Disfruta de este lugar único donde nuestras plantas encuentran un lugar donde convivir.