Las lluvias en Fuerteventura dan para mucho


Lunes, 26 Enero, 2015

Esta semana no les vamos a presentar plantas de jardinería. Llovió bien hace 2 meses, y hubo también alguna que otra lluvia débil después. Los campos majoreros están verdes y empiezan a llenarse de flores. Hay tantas clases de ellas que podríamos estar todo el año nada más que con las hierbas silvestres, pero vamos a escoger unas pocas para que conozcan al menos las más abundantes. Comenzaremos hablando del Alpoapor (Calendula arvensis y Calendula aegyptiaca).

Con este nombre se conocen en Fuerteventura las especies de Calendula, que en la península se llaman maravillas. Son plantas anuales de la familia de las compuestas. En invierno suelen ser de las primeras flores en aparecer, y pronto, si ha llovido bastante, los bordes de caminos e incluso algunas gavias se llenan de miles de calendulas amarillas. Hay al menos dos especies en Fuerteventura, que ocurren también en la región Mediterránea.

Calendula aegyptiaca es la más abundante. Sus flores tienen entre 1 y 1,5 cm de diámetro y la planta en general no pasa de 10 cm de altura.

Algo mayor es Calendula arvensis, cuyas flores pueden medir hasta 2,5 cm y tienen un color amarillo yema intenso. Esta última especie prefiere lugares algo más frescos y húmedos y se encuentra por lo tanto más fácilmente en las zonas montañosas del interior, mientras que la pequeña C. aegyptiaca es una auténtica flor del desierto (su nombre alude a que crece en Egipto). Vive también cerca de la costa, en los jables y en otros lugares muy áridos.

Las calendulas son plantas medicinales. Las hojas desprenden un intenso olor. Se utilizan en tintura para aliviar golpes y también encuentran aplicación en la homeopatía.