¡Hablemos de Rhipsalis!


Lunes, 22 Junio, 2015

¡Esta semana vamos a tratar sobre unas plantas muy particulares que seguro que os van a encantar! Pertenecen a la familia de las cactáceas, es decir, ¡de los cactus!

Aunque a primera vista nadie diría que son de la misma familia porque no se ajustan a la imagen que normalmente tenemos todos en la cabeza de un cactus. ¡Pero también se encuentran en nuestro Jardín Botánico de Fuerteventura! 

Como no son plantas en forma de bola o barril, columnares o con los brotes aplanados, como las tuneras, suculentas (con tejidos que almacenan agua) y con picos la gran mayoría de ellos, ¡pues se sale de los cánones habituales! Estos cactus que tan bien conocemos, generalmente crecen en el suelo en regiones áridas. 

Los Rhipsalis y otros géneros emparentados (Hatiora, Schlumbergera, Lepismium, Weberocereus y Selenicereus), al contrario, son mayoritariamente plantas epífitas de regiones más o menos húmedas. En la naturaleza crecen encima de los árboles, como muchas orquídeas y bromelias. También hay algunos que se dan encima de rocas. 

Otra curiosa diferencia de los cactus “normales”, es que los Rhipsalis tienen brotes cilíndricos o aplanados, generalmente sin púas y más o menos fuertemente ramificados. Y te preguntarás... “¿Pero entonces tienen algo en común con los demás cactus?”. ¡Pues sí! Que al igual que ellos, también son plantas crasas o suculentas. Forman pequeños arbustos, generalmente con las ramitas colgantes.

¿Y dónde viven estas plantas? Como auténticos cactus que son, su patria es el continente americano. Habitan en los bosques de América central y del Sur, pero es precisamente una especie de Rhipsalis el único cactus que se encuentra de forma autóctona fuera de América, concretamente en África, Madagascar y Ceilán (Sri Lanka), aparte de estar presente también en América.

Ahora que ya sabemos un poco más sobre estas plantas, vamos a ver algunas especies e híbridos de cultivo que tenemos en el Jardín Botánico Fuerteventura. ¡Y aprovecharemos para contaros algunos trucos para su cuidado en casa!

Empecemos por Rhipsalis cruciformis, una especie tiene brotes angulosos colgantes de color verde o rojizo. Las flores, como en la mayoría de las especies de este género, son de un tono blanco y aparecen en los márgenes de los brotes. Procede de las selvas de Brasil y otros países sudamericanos. 

¿Te atreves a tener uno en casa? Pues lo más conveniente es plantarlo en macetas colgantes, para que pueda crecer hacia abajo. Hay un amplio surtido de estas macetas colgantes disponibles en nuestro Centro de Jardinería de metal, revestidos de fibra de coco, de plástico e incluso de otros materiales. 

Los Rhipsalis necesitan un sustrato con más materia orgánica que los cactus que habitan en lugares áridos. Aunque algunas especies toleran sequías pasajeras, es mejor mantener el sustrato húmedo regando con bastante frecuencia. 

¿Te apetece seguir conociendo esta especie tan interesante?

¡No te pierdas más detalles a lo largo de esta semana!