Hablemos de frutales y plantas ornamentales


Martes, 21 Abril, 2015

El último fin de semana finalizaba en Pozo Negro la edición número 29 de la Feria Agrícola y Ganadera de Fuerteventura. Como siempre, había un gran número de puestos de exposición y venta de los productos más variados, entre ellos muchas plantas. Las que más suelen llamar la atención del público son algunas ornamentales y, por supuesto, los frutales. Había frutales de muchas clases: cítricos, manzanos, perales, melocotoneros, nispereros, almendros, parras y morales eran llevados por la gente para plantarlos en el jardín o en alguna finca. Entre los muchos que había en la oferta hemos escogido cinco para esta semana, y tal vez en alguna de las próximas ediciones comentemos algunos más.

Los almendros (Prunus dulcis) son originarios de Asia Menor y fueron cultivados desde muy antiguo en toda la región Mediterránea. Se dan bien en un clima seco, con inviernos frescos y veranos calurosos. En Fuerteventura, junto con higueras, morales, granaderos y palmeras datileras son uno de los frutales tradicionales. Solían plantarse en laderas de montaña orientadas hacia en norte, preferentemente en pequeñas vaguadas y barrancos que mantenían más tiempo la humedad del invierno, porque con  la lluvia tienen que conformarse, nadie va a regarlos allí arriba. Podemos verlos en las montañas de los alrededores de Toto y Tuineje, entre Betancuria y Vega de Río Palmas (donde se obtuvieron las imágenes), y también en las montañas al sur de La Oliva. Hoy en día, están totalmente desatendidos y ya nadie recoge las almendras, pero los árboles sobreviven tenazmente.

En los últimos 20 años también se están plantando cada vez más en jardines. Aunque sea más rápido y cómodo comprar las almendras en un supermercado, vale la pena mantener y plantar más de estos árboles, porque aparte de dar frutos también alegran con su temprana floración el paisaje invernal del campo majorero.