¿Conoces a la cenicienta de las plantas?


Domingo, 25 Enero, 2015
A nosotros nos gusta referirnos así a la Aspidistra ya que hace honor a sus actitudes en las estaciones.
 
Aunque la Aspidistra (Aspidristra elatior) procede del Lejano Oriente, esta planta es cultivada desde hace mucho tiempo en Europa, sobre todo en interiores. En la región Mediterránea y en Canarias vive también perfectamente al aire libre. 
 
Debe su popularidad más bien a que es una planta muy dura que se conforma con pocas atenciones, más que a su belleza o espectacularidad. Siempre permanece igual, con sus hojas verde oscuras, y raras veces produce flores. Una especie de cenicienta entre las plantas.
 
Sin embargo, puede florecer, y las flores son muy peculiares: unas estrellas moradas que se abren al nivel del suelo. Durante mucho tiempo, se pensaba que eran polinizadas por babosas, pero esto no parece ser el caso. Más bien, resulta que de eso se encargan ciertos crustáceos terrestres muy pequeños parecidos a las “cochinillas de la humedad”.
 
Siendo una planta que vive bajo los árboles, es normal que la aspidistra requiera un lugar algo sombreado. Puede incluso crecer en lugares muy sombríos. Le gusta un suelo fértil y húmedo y resiste bien el frío. No tolera sol intenso ni suelos muy calcáreos.
 
Siendo plantas a priori poco llamativas, los botánicos le dedicaron en el pasado menos tiempo a las aspidistras que a otros grupos. Hasta hace pocas décadas solo se conocían una docena de especies. En los últimos 15 años se le ha dedicado más atención a este género, y en consecuencia se descubrieron decenas de especies nuevas de Aspidistra, sobre todo en China y Vietnam. 
 
Casi todas son plantas de sotobosque y hasta ahora la mayoría, si es que se cultivan, solo se encuentran en algunos jardines botánicos de sus países de origen.