Una de las plantas crasas más espectaculares es la Kalanchoe beharensis


Sábado, 19 Abril, 2014

Esta es una de las plantas crasas más espectaculares. Un arbusto que con el tiempo puede llegar a medir dos metros de alto. Las hojas son grandes, carnosas y algo rígidas, pero lo más llamativo es su textura: están cubiertas por una especie de fieltro denso y corto, que las hace muy ásperas.

Hay muchas especies de Kalanchoe, la mayor parte crece en África y Madagascar. Están emparentadas con nuestros bejeques o veroles, que en algunas islas como Tenerife y Gran canaria crecen incluso en los tejados de las casas.  Algunos Kalanchoe tienen la particularidad de que en el borde de las hojas producen gran cantidad de pequeñas plántulas que enraízan fácilmente cuando caen al suelo. La reproducción es pues muy fácil. Pero también podemos multiplicar los Kalanchoe por semillas. Florecen, ya las flores son muy ornamentales. Luego aparecen pequeñas cápsulas fructíferas con las semillas, que son minúsculas.

Kalanchoe beharensis es de Madagascar y necesita bastante espacio para crecer, porque se hace grande. Otros Kalanchoe se conforman con menos sitio. Pero la forma de cultivarlos es siempre la misma: suelo permeable, plena luz, sol (en algunas especies pequeñas también semisombra) y riegos espaciados en el tiempo. Son plantas ideales para cualquier jardín en regiones áridas como Fuerteventura, y las especies pequeñas también se dan en macetas en el balcón.