Tulipero del Gabón


Miércoles, 11 Diciembre, 2013

Por supuesto, “tulipero” viene de tulipán, y en efecto, las grandes flores de color rojo-naranja de este árbol tienen forma de embudo como en aquella planta. Su nombre indica además que procede del Gabón, ese país africano del Golfo de Guinea, pero en realidad el árbol está más extendido en África central y oriental, poblando sabanas y bosques. De forma cultivada, se le encuentra en casi todos los países tropicales y subtropicales, pero no en la región mediterránea, donde los inviernos pueden ser demasiado fríos para él.

Entre los 10 árboles ornamentales más bonitos del mundo, el tulipero del Gabón ocuparía sin duda uno de los puestos más altos, si no el primero. Uno de estos árboles en plena floración es una imagen bellísima. Hay también variedades con flores de color naranja y hasta amarillo. Parece que el árbol se esfuerza tanto en producir estas flores que después se toma un merecido descanso, durante el que puede perder parte de las hojas. Pero unos meses después el espectáculo de la floración empieza de nuevo.

Los frutos son como pequeños barquillos secos y puntiagudos, de unos 20 cm de largo, que crecen erectos. Dentro hay cientos de pequeñas semillas planas pardas con un ancho borde membranoso. Sin embargo, no es frecuente que el árbol produzca semillas en Canarias, quizás por falta de polinizadores adecuados.

Los tuliperos quieren un suelo profundo, fértil y bien drenado. Son sólo moderadamente resistentes a la salinidad y al viento, por lo que es preferible plantarlos en un lugar cálido y resguardado y disponer de agua de buena calidad. Y no olvidemos que llegan a hacerse bastante grandes. 

 

Dr. Stephan Scholz